HONG KONG: LA GRAN MANZANA ASIÁTICA.

HONG KONG:

LA GRAN MANZANA ASIÁTICA.

Todavía con jet lag y con las maletas sin deshacer en la puerta de casa, no puedo evitar sentarme frente a mi portátil para contaros mi súper experiencia en Hong Kong. Bueno, os pongo un poco al día, este año hemos tenido la gran suerte de poder disfrutar de diez días en Hong Kong, además eran Navidades así que os podéis imaginar que el marco era inmejorable.

Durante estos días, hemos tenido experiencias inolvidables de las que os iré hablando en próximas entradas, pero con este primer post, me gustaría haceros una pequeña introducción a la que podría ser la ciudad más occidental de China.

Para mi sorpresa, durante estos días, algo ha cambiado en mi (además de los kilos que he cogido) no sé, creo que mi corazón ha comenzado a dividirse. Yo, la gran defensora de New York, la enamorada de Manhattan, puede ser que haya encontrado otro amor…? De verdad os digo que he vuelto completamente fascinada de Hong Kong.

Hong Kong, antigua colonia británica, tan oriental y a la vez tan occidental, tan moderna pero con fascinantes tradiciones chinas. Sus edificios, muchos de ellos parecen perderse en el cielo, dibujan un sky line quizás un tanto futurista que deja boquiabierto a cualquiera. Tan limpia y tan desordenada. Sus calles llenas de orquídeas, crean un precioso lienzo de pinceladas de colores, blancas, rosas, moradas, azules… En cada esquina huele a casa, siempre hay alguna cazuela con un suculento caldo hirviendo en algún fogón de algún pequeño o gran restaurante. Especias, hierbas aromáticas, salitre… que rico huelen sus calles.

Sus avenidas caóticas en hora punta, la gente en su desorden ordenado, con su puntualidad británica y sus modales refinados, educados, solidarios y sonrientes. Mezcla de razas y culturas, de religiones y tradiciones. Consumistas pero espirituales, silenciosos en una ciudad bulliciosa. Amantes de lo suyo y cuidadores con esmero de su ciudad, de su hogar.

    

   

Así ven mis ojos la ciudad más visitada del mundo. Con 26.5 millones de turistas al año, Hong Kong puede y debe competir con cualquier ciudad del mundo, incluso, y muy a mi pesar, con la fantástica ciudad de New York, la cual, hasta ahora, era mi ciudad predilecta. ¿Os podéis imaginar New York mejorada? Más limpia, más frenética, más accesible, más barata, más segura… más Hong Kong.

Esto no ha hecho más que empezar, si os ha picado la curiosidad, estaros muy atentas a los nuevos post que iré colgando próximamente, en los cuales intentaré mostraros el Hong Kong que ha conseguido enamorarme. Nos leemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *