CÓMETE SINGAPUR. 6. DESPEDIDA POR TODO LO ALTO.

CÓMETE SINGAPUR. 6.

DESPEDIDA POR TODO LO ALTO.

Era nuestra última noche en Singapur, así que nos arreglamos con especial esmero, tomamos un taxi y nos plantamos en el restaurante que había elegido para la última velada.

Pretendía que esta fuera una noche especial, pero no me imaginaba que la íbamos a disfrutar tanto.

El restaurante que elegí para cenar la tercera y última noche es un sitio con una ubicación y un encanto especial. Lantern es uno de los restaurantes del complejo hotelero Fullerton Hotels, en concreto de The Fullerton Bay Hotel. 80 Collyer Quay. Está situado en Marina Bay, justo en frente del gran hotel que ya visitamos en uno de nuestros almuerzos Marina Bay Sands.

La entrada al recinto es alucinante, os recomiendo acceder por la primera puerta y de esta manera podréis ver cada uno de los restaurantes y espacios que ocupan la planta baja, de verdad que merece la pena porque es impresionante.

El restaurante ocupa la última planta del hotel, es una gran terraza en la que se encuentra la piscina y justo delante, está el restaurante.

Nuestra reserva la hice con bastante tiempo de antelación, así que nuestra mesa tenía una ubicación privilegiada con unas vistas inmejorables. Nos atendió un camarero muy atento y agradable que nos explico cada uno de los platos y cada uno de los cócteles, no sin antes avisarnos de que todos los miércoles del año celebraban la Ladies Night y que a partir de las 20:00 horas, todas las mujeres del local podían acercarse a la barra y pedir su cóctel de wodka totalmente gratuito, no sólo uno, todos los que quisieras. Una buena excusa para una quedada de chicas!!!

La hora en la que realice la reserva tiene su explicación, a las 20:30 horas todas las noches se realiza un espectáculo de luces y fuentes en Marina Bay y desde el restaurante Lantern es donde mejor se ve, un lugar estratégico.

Todos los platos estaban realmente ricos, pedimos un carpaccio de vieiras con aceite de trufa que estaba de muerte, unas gambas en tempura sobre pan de gambas y unas miniburguers de Kobe. Todo riquísimo. Lo acompañamos con un par de Gin Tónics y por Wodka con zumo de naranja natural. Un verdadero placer.

Tras la cena y el espectáculo aún teníamos ganas de más, así que dando un agradable paseo nos acercamos hasta el Club Altitude. 1 Raffles Place. Este rooftop situado en uno de los edificios más altos de Singapur es la guinda para poner fin a cualquier noche. Al llegar a la puerta para pagar nuestra entrada y subir hasta el piso 63 del One Raffles Place Building, la chica de la taquilla nos explicó muy amablemente que al ser miércoles las chicas tenían acceso gratuito y ofertas en cócteles. Viva las Ladies Nights!!! No nos lo podíamos creer, la noche estaba siendo perfecta. Ahhh!! en la entrada te cobran la consumición, así se aseguran de que todo el mundo que accede a la terraza consume obligatoriamente.

Cuando el ascensor abrió sus puertas en el piso 63 no me imaginaba lo que iba a encontrarme tras subir un tramo de escaleras, la ciudad a mis pies, esta es la mejor vista de Singapur sin lugar a dudas, alucinante. Si vosotros sois unos frikis de las alturas igual que nosotros, no dejéis de visitar este rooftop.

Todo hay que decirlo, es un lugar para turistas, así que no penséis que aquí vais a encontrar la esencia de Singapur, más bien al contrario, sólo veréis chinas con muy poco ritmo bailando la última canción cansina del verano y europeos disfrutando de la vista, pero la verdad es que es un lugar que merece la pena aunque sólo sea por disfrutar de la ciudad desde esta perspectiva.

Hora de volver al hotel, al día siguiente tocaba coger un vuelo temprano para desplazarnos hasta la gran sorpresa del viaje, Kuala Lumpur. Nos despedimos con mucha pena de Singapur desde las alturas. Tengo claro que no tardaré mucho en regresar.

Os dejo unas fotos muy chulas. Enjoy!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *