CÓMETE SINGAPUR. 5. DESPEDIDA POR TODO LO ALTO.

CÓMETE SINGAPUR. 5.

DESPEDIDA POR TODO LO ALTO.

Muy a nuestro pesar, había llegado nuestro último día en la Ciudad-Estado de Singapur. No estábamos demasiado tristes ya que el viaje no finalizaba ahí, aún nos quedaba conocer la capital de Malasia, Kuala Lumpur, así que nuestra despedida de Singapur no fue del todo amarga.

Ya que era nuestro último día, decidimos levantarnos temprano para así aprovecharlo a tope. Este último día iba a ser muy intenso así que después de desayunar fuerte nos calzamos las deportivas y salimos a la calle con la ilusión de no dejar nada por explorar.

Nuestra primera parada sería el barrio Arabe de la ciudad, Arab Quarter, el más pequeño de los tres barrios étnicos de Singapur. Es un barrio que se recorre con gran facilidad ya que está formado tan sólo por unas pocas calles. Su calle principal es Jalan Pinang, una pequeña callejuela en cuyo final se puede ver la parte posterior de la mezquita del Sultán, la cual visitaremos tras recorrer el pequeño barrio.

No son muchas las calles que componen este barrio, pero para mí hay una que me parece una mención especial, Bussorah Street, una calle peatonal en la que abundan tiendas y pequeños restaurantes. Al final de esta calle se divisa la mezquita del Sultán, cuya figura resplandece hermosa. Recorred sin ningún tipo de miedo las calles de este tranquilo barrio disfrutando de sus olores a especias y a perfumes, dejándoos embriagar por la paz que respiran sus casitas bajas y sus gentes.

Tras el paseo decidimos entrar en la mezquita, recordad que todos los visitantes deben de llevar las rodillas tapadas y las mujeres también los hombros, llevaros una chal que os permita cubriros aunque allí te dejan prendas para poder acceder cubierto. Recordad que es un sitio de culto y rezo, así que por favor sed muy respetuosos.

También descubrimos un parque en el que se ubica el Museo de Historia Malaya. Para protegeros del calor podéis entrar en The Sultan Boutique Hotel y tomar un refrigerio, este hotel situado en 101 Jalan Sultan, está completamente reformado, su entrada es preciosa y dispone de un jardín interior repleto de vegetación, un oasis.

Ya fuera del barrio Arabe, de regreso al metro, encontramos un centro comercial que nos sorprendió gratamente, tengo que confesar que no me muero por los centros comerciales, prefiero las pequeñas zonas de tiendas en las que poder descubrir pequeños tesoros, pero este centro comercial me resulto muy agradable, su nombre es Bugis Junction, está justo al lado del gran hospital Raffles Hospital, en el 80 Middle Road.

Me recuerda bastante a Las Rozas Village de Madrid, no es un outlet si estabais pensando eso, pero la distribución interior que tiene con pequeñas casitas blancas, fuentes y callejuelas me encantó. Sus tiendas son muy curiosas, hay puestos en mitad de las callejuelas con artículos realmente bonitos. Yo me enamore perdidamente de dos, el primero, una furgoneta volkswagen tipo años sesenta rosa chicle en la que me pase un largo rato cotilleando todos los artículos de Hello Kitty que tenían en sus estanterías y justo a lado había un puesto con unos muñecos de colección llamados Tokidoki, me encantaron…si tenéis un rato entrad a dar una vuelta, es curioso y además seguro que cae algún regalito…

Ya en el metro, decidimos continuar nuestro último día en Singapur recorriendo las zonas que aún nos quedaban por ver, así que nos desplazamos hasta la otra punta de Singapur, al barrio Hipster. Una zona muy poco conocida aún, pero estoy segura que va a dar un bombazo. El barrio Tiong Bahru, es una zona residencial en plena construcción, con un montón de zonas verdes y unos edificios espectaculares de estilo Art Decó. La calle Yong Siak Street es en la que se desarrolla toda la vida moderna y con clase de esta zona, está repleta de centros de yoga, cafeterías con mucho encanto y librerías muy especiales, también hay restaurantes con un punto muy especial, no pudimos probar ninguno porque queríamos destinar nuestra última comida al mercado de Lau Pa Sat, así que en nuestro próximo viaje tenemos pendiente una parada gastronómica en esta calle.

Tomamos un café helado en en el número 78 de Yong Siak en el Forty Hands, sentados en su pequeña terraza, la verdad es que recordaré durante tiempo este delicioso café. Justo en frente hay un par de librerías muy curiosas, ese tipo de tienda en la que encuentras libros super diferentes y en la que podrías pasarte mil horas mirando cada uno de ellos. Tienen una máquina expendedora de libros en la entrada, super original.

Me gustaría también destacar otra cafetería que sólo por lo bonita que es se merece una visita, Plain Vanilla Bakery, además no creo que os podáis resistir a probar alguno de sus dulces. Nosotros tuvimos la suerte de visitar Singapur en Navidad así que la decoración de este local era alucinante.

Dejando atrás esta zona tan especial de Singapur, decidimos regresar al centro, se acercaba la hora de comer y teníamos claro que nuestro destino sería el mercado de Lau Pa Sat, no pensábamos irnos de Singapur sin probar las diferentes propuestas gastronómicas que ofrecen los puestos de este famoso mercado situado en 18 Raffles Quay. Llegamos a comer tarde, a la hora española más o menos, así que todo el jaleo y el agobio de la hora punta no nos afectó y pudimos encontrar sitio para sentarnos sin problema y no tuvimos que esperar ninguna cola desorbitada.

La verdad es que todo tiene una pinta espectacular, y a mi como me gusta todo…que difícil decidirse por un par de platos nada más. Tomamos un pato laqueado con noodles, una sopa con unos raviolis de cerdo y luego encontramos un puesto que estaba premiado por la guía Michelín que preparaba una especialidad con noodles, bolas de pescado y sopa que nos pareció muy curioso y decidimos probarla, la verdad es que estaba deliciosa, super sabrosa. No tengáis miedo ni reparo de probar cosas, todo lo que os parezca que tiene buena pinta y os de al ojo, pedidlo y probadlo, seguro que no os arrepentís. Por último decidimos tomar un café helado y así endulzar nuestra vuelta al hotel. ¡¡¡¡Qué rico todo!!!!

En el próximo post os cuento nuestra última noche en Singapur, mientras echadle un ojo a estas divertidas fotos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *