CÓMETE SINGAPUR. 2. Pato Pekin en Cherry Garden.

 

CÓMETE SINGAPUR. 2.

Pato Pekin en Cherry Garden:

Nuestra primera noche en Singapur la pasamos degustando el famoso Pato Pekín del restaurante Cherry Garden del Mandarin Oriental.

Tras pegarnos un baño en la piscina de nuestro hotel, pasar por chapa y pintura y tomarnos unos cuantos vinitos y cocktails en el Happy Hour de nuestro hotel, pedimos un taxis que nos llevo hasta el restaurante donde teníamos reservada nuestra mesa para celebrar la cena de navidad.

Tened cuidado al decirle al taxista la dirección porque a nosotros nos dejó en otro hotel que estaba al lado y se comunicaba por un centro comercial pero por poco nos volvemos locos.

Al llegar al Mandarin Oriental alucinamos, yo me esperaba un pedazo de hotel, pero no imaginaba las dimensiones de este establecimiento. Para que hablar de la decoración, está claro que los adornos navideños lo hacían todo mucho más bonito, pero de verdad que es digno de ver, te deja con la boca abierta. Además su ubicación es privilegiada, frente a Marina Bay.

Cuando entramos al restaurante, a mi me dio la sensación de entrar en un pequeño rinconcito de China, todo está cuidado y mimado, hasta el último detalle. El maitre nos acompañó a nuestra mesa, situada junto a una ventana con vistas, pero la noche no nos permitió disfrutar de la vista ya que diluviaba, una pena.

Todo el personal es super amable, además el maitre habla castellano ya que había cursado sus estudios de hostelería en la escuela de Marbella, vaya casualidad. Nos trataron fenomenal, la verdad es que son gente maravillosa. Cuanto deberíamos aprender de ellos…

Yo tenía muy claro lo que me apetecía cenar, soy una fan del Pato Pekín es algo que no puedo esconder, como esté este plato en alguna carta el pobre Ramón ya sabe que no hay discusión posible. Además después de investigar mucho por internet, llegue a la conclusión de que uno de los mejores sitios donde cocinan este manjar es aquí, en el Cherry Garden.

Nuestra elección no consistió solamente en el famoso Pato Pekín que no nos defraudó en absoluto, estaba de muerte!!! primero pedimos “Chili Crab meat served with mantou” que es la carne del centollo limpia cocinada con una salsa con un toque picante, una locura, buenísimo.

Para seguir nos sacaron el famoso “Pecking duck with traditional condiments, Chinese crepes, spring onions, cucumber and homemade sauce”, luego os enseño fotos para que se os haga la boca agua. Te dan la posibilidad de que con las sobras de carne del pato puedan prepararte un arroz tipo tres delicias pero con la carne del ave, pedidlo, merece la pena.

Por último, degustamos un plato de carne roja, de ternera Pan-fried beef cubes with sliced garlic in black peper sauce” un plato que nos recomendo el maitre y que sin duda era de diez, fantástico.

Todo esto regado con una botella de la selección privada de Mandarin Oriental Singapore, un cabernet sauvignon del 2013 de tierras chilenas “Montes Alpha”.

Una velada perfecta.

Tras abandonar el restaurante y aunque seguía lloviendo, decidimos volver al hotel dando un paseo, ¿qué mejor camino de regreso que bordear Marina Bay?

Como por arte de magia cuando nos acercamos al borde de la marina dejó de llover. Puedo decir que será de los paseos más bonitos que he dado en mi vida. El paisaje es impresionante, era nuestro primer contacto con la zona nueva de Singapur y de verdad os digo que no hay palabras para poder describirlo, todo iluminado, en silencio, perfecto. Una fotografía en la memoria.

Os dejo alguna foto.

                       

En el siguiente post os cuento como se puede culminar una mañana comiendo el menú del día en lo más alto de Marina Bay después de recorrer el maravilloso jardín botánico de Singapur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *